Formación a familias desplazadas en Irak

Manos Unidas proporciona formación a familias desplazadas en Irak. El proyecto ofrece acceso a una educación informal, apoyo psico-social y formación profesional para mejorar el bienestar y las condiciones de vida de 600 personas. Otras 3.000 se beneficiarán indirectamente del proyecto. 

Con el proyecto, se capacitará a los adultos IDPs (Personas Desplazadas Interiormente) con conocimientos que aumenten sus posibilidades de ganarse una vida independiente o de conseguir un empleo.

Las tensiones sectarias internas en Irak se han ido gestando lentamente, especialmente durante los últimos años, a medida que un mal gobierno y las políticas divisorias han ido emergiendo como factores dominantes en el país. En 2014 estas tensiones han alcanzado un máximo, especialmente en el norte (provincia de Nínive y región de Anbar) donde los ISIS han conquistado Mosul y otras zonas estratégicas productoras de petróleo de Iraq y Siria. El conflicto ha tenido un impacto profundo en las poblaciones, especialmente en zonas que anteriormente tenían poblaciones mixtas de sunníes, shias, cristianos, yazidis, y otras minorías étnicas y religiosas. 

Esto ha producido unos desplazamientos masivos internos. Irak en estos momentos está teniendo que hacer frente a una de las mayores poblaciones desplazadas del mundo, superior a 1,8 millones. En Erbil, los centros improvisados están llenos desde el mes de Septiembre, con refugiados ocupando iglesias y mezquitas, escuelas, edificios abandonados y otros lugares. Se calcula que actualmente existen 120.000 Personas Desplazadas Interiormente (IDPs) en Erbil o en su entorno. 

Desde la caída de Mosul el 9 de Junio, los grupos armados de la oposición (AOIGs), incluyendo los Bathists, milicias tribales y miembros del anterior régimen / militares, junto con los Estados de Iraq y Siria (ISIS) han tomado el control de grandes franjas de los Gobiernos de Ninive, Salah al-Din y Diyala y Anbar. 

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los IDPs es a la falta de empleos adecuados o de actividades generadoras de ingresos para hacer frente a sus necesidades básicas. Un porcentaje de IDPs no recibe ninguna clase de ayuda, algunos se van defendiendo con los recursos con los que cuentan actualmente. Sin embargo, el fin de estos recursos es una de sus principales preocupaciones. Los que reciben ayuda de una forma regular, necesitan independizarse para encontrar la forma de proyectar su futuro y el de sus familias. La mayoría de las familias desplazadas tienen unas oportunidades muy limitadas de generar unos ingresos,  hablan en árabe y necesitan un aprendizaje básico para poder solicitar un puesto en el mercado laboral en Erbil, donde se habla el Kurdo.

En la zona de Erbil se encuentra trabajando el Servicio para los Refugiados de los Jesuitas (JRS) que ha iniciado varios programas para ayuda de las personas desplazadas con visitas a las familias, educación informal, atención psicosocial y formación profesional. Solicitan la colaboración de Manos Unidas para la capacitación de adultos (16-60 años) en profesiones que les permitan ganarse la vida independientemente, aprendiendo Inglés y Kurdo, Informática, Estética, peluquería (Corte de pelo a hombres y mujeres) y confección. La duración de los cursos será de 90 minutos por sesión, 3 sesiones por semana. Se proporcionarán los equipos para las sesiones de formación y otro equipo después de la graduación.

IRAQ/ 70331

Responsable del proyecto:  Fr. Tony Calleja, Padre Jesuita

Importe: 55.733 €

Perquè Mans Unides pugui dur a terme projectes com aquest.

Dóna

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te