Ebola: Vuelta al cole en Sierra Leona, entre la alegría y la preocupación

El 14 de abril Sierra Leona se vistió de fiesta. Tras una pesadilla que ha durado nueve meses, la normalidad vuelve al país más afectado por el brote de ébola más mortífero. Y lo hace abriendo las escuelas, vacías desde que el virus se adueñara del devenir del país. Muchos no regresarán y otros lo harán marcados por terribles vivencias. Pero todos vuelven con el deseo de que la vida retome la rutina que tanto han echado de menos.

El 14 de abril Sierra Leona se vistió de fiesta. Tras una pesadilla que ha durado nueve meses, la normalidad vuelve al país más afectado por el brote de ébola más mortífero que se recuerda. Y lo hace abriendo las escuelas que han permanecido vacías desde que la enfermedad se adueñara del devenir del país. Muchos niños y profesores nunca regresarán, otros lo harán marcados por unas vivencias difícilmente superables. Y todos vuelven con la esperanza de que la vida retome la rutina que tanto han echado de menos.     

La hermana Elisa Padilla se convierte de nuevo en cronista inesperada de unos sucesos cargados, ahora sí, de emoción y esperanza. Atrás ha quedado esos días en los que la religiosa mexicana, con quien colaboramos en Manos Unidas desde hace años, lamentaba que la ayuda internacional se hubiera hecho esperar tanto y apelaba a que la crisis del ébola no llegara a convertirse en una crisis olvidada.   

 “Solamente cuando la vida vuelva a tomar su curso, será cuando nos demos realmente cuenta de a cuántas personas hemos perdido. Porque las víctimas de esta epidemia tendrán rostro y nombre", nos decía convencida.

Pues bien, ese día ha llegado ya, y Elisa no quiere privarnos de leer la que, seguro, será una de las cartas más felices y cargada de sentimientos contradictorios que escriba nunca.

Extractamos para vosotros algunos de esos párrafos que nos van a permitir emocionarnos compartiendo esos primeros pasos hacia la normalidad. El resto de la carta podéis leerla en el documento adjunto.

"Finalmente después de nueve meses de espera se dejaba oír la frase como un eco que pasaba de boca en boca: ¡Las escuelas se abren el 14 de abril!"

Sierra leona. Vuelta al cole tras el #ebola. Foto:Manos Unidas/Silvia Montes

"Nuestros portones se abrían de nuevo a recibir a los pequeños con sus uniformes de color rosa, a las niñas y adolescentes con sus uniformes azules y color vino, así como a las no tan jóvenes estudiantes de la escuela profesional, que caminaban con una gran sonrisa. Había en nosotras y en todos una mezcla de sentimientos. Por una parte, la alegría de volver a llenar las aulas y por la otra el miedo de que hubiera entre tanta gente, alguno infectado".

"¡La vida ha regresado a nosotros! Chicos y chicas con azadones, palas, escobas, sacudidores y una buena carga de optimismo cortaban la hierba, quitaban el polvo, barrían, cargaban mesas, bancos y sillas. Una fuerza indescriptible nos unía". 

"Día a día el número de estudiantes va en aumento. Para el viernes un 60% de los estudiantes asistían a la escuela. No ha sido fácil. Amigas que por meses no se veían, corrían a abrazarse y, entonces, se dejaba sentir la voz del adulto: “no os toquéis”. Los pequeños jugando juntos, se detenían y compartían la botella de agua y nuevamente la voz que recordaba: “no compartáis”..."

#Ebola. Sierra Leona. Vuelta al cole, Foto:Manos Unidas/Silvia Montes

"La tarea que tenemos delante es difícil. Es caminar recordando a quien está acostumbrado al calor humano, que la cercanía puede convertirse en arma contra sí mismo; es caminar cercano a quien ha perdido padres, hermanos y en su mirada refleja la tristeza de haber perdido la esperanza. Nuestra misión es dar confianza y seguridad de que un Padre vela por nosotros y nos seguirá protegiendo". 

"En nombre de todos quiero dar las GRACIAS por haber caminado como el Cireneo a nuestro lado durante estos meses. Por haberos sacrificado para que tuviéramos alimentos y vestidos para repartir. Por haber orado por nosotros para tener la fuerza de salir del túnel. Por lo que hicieron en silencio pasando desapercibidos...". 

Desde Manos Unidas, queremos agradecer también a todas los que, como la hermana Elisa, han permanecido junto a las personas por las que trabajan cada día. A quienes, como los hermanos Miguel y Manuel, murieron contagiados por un virus que ha arrebatado la vida a miles de personas. Y a todas las víctimas de una enfermedad que ha mostrado su peor cara frente a los más indefensos y vulnerables. A todos ellos y a quienes nos han apoyado en nuestra lucha contra el ébola, nuestro homenaje y gratitud.

 

 

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te