Reducción de la mortalidad infantil en Balombo: mejora de equipamientos sanitarios

En una población empobrecida y devastada por la guerra, con bajísimos indicadores sanitarios, es crucial el trabajo que se realiza en el Hospital de Balombo, que atiende a más de 23.000 niños de la zona. Nuevos equipamientos ayudarán al tratamiento de los pacientes más vulnerables: prematuros y menores de dos años. 

Enfermeras de pediatría de Angola

En Angola, a pesar de las riquezas naturales, la continua situación de guerra civil, dejó a la mayoría de la población en una situación de pobreza total. La mayor parte del interior del país resultó devastada por el conflicto y los campos destinados a la agricultura fueron destruidos por los combates y las minas. En la actualidad, Balombo alberga a una población de unos 158.000 habitantes, distribuidos en pequeñas aldeas. El nivel económico es muy bajo. Se practica la la agricultura de subsistencia.

La mortalidad infantil es elevada

Los indicadores sanitarios están entre los más bajos de África y del mundo. la mortalidad infantil es elevada y generalmente se produce por la malaria, las diarreas y la malnutrición. En este contexto funciona el Hospital de Balombo, con la ayuda de las Hijas de la Caridad que gestionan el centro, lugar de referencia de la zona.

El hospital cuenta con servicios de pediatría, medicina general, ginecología, maternidad, medicina preventiva (HIV/sida), urgencias, centro de nutrición, centro de tuberculosis y consultas externas. También dispone de una clínica móvil que atiende a 40 aldeas. En el último año en consultas externas se atendieron a más de 23.000 niños y en la zona de pediatría se ingresaron a más de 4.300.

Los más vulnerables: prematuros y menores de dos años

El total de pacientes atendidos en el hospital y con la clínica móvil fue de unas 40.000 personas. En el año 2008, con ayuda de Manos Unidas, se construyó una unidad de cuidados insentivos, dentro del área de pediatría. Desde que se abrió esta unidad, los casos de mortalidad infantil en el hospital se han visto reducidos de un 9 a un 5 por ciento. Sin embargo, las hermanas y el resto del personal del hospital, siguen teniendo mucha carencia de equipos básicos para el cuidado de los enfermos más graves, sobretodo de los niños menores de dos años y de los prematuros.

Estos equipos en muchas ocasiones evitarían la muerte del niño o del recién nacido. Para paliar estas carencias solicitaron en apoyo de Manos Unidas para comprar equipos para la UCI de neonatos, el centro de nutrición y la pediatría. Las Hermanas contribuyen al proyecto con su dedicación y trabajo en el hospital, y la comunidad contribuirá con 5.000 euros para la compra de medicación específica para estos enfermos.

El proyecto ayudará a mejorar la calidad de asistencia sanitaria en el hospital y al descenso de la tasa de mortalidad infantil.

En el área de pediatría, la UCI y el centro de nutrición ingresan al año a aproximadamente 4.360 niños, que serán los beneficiarios directos.

Galeria d'imatges: 
Bebé en un hospital de Angola

Perquè Mans Unides pugui dur a terme projectes com aquest.

Dóna

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te