Manos Unidas Valencia y Caritas organizan una actuación del Ballet de Camboya con motivo del Día Mundial de la Alimentación

  • En un acto organizado por Manos Unidas y Caritas con motivo del Día Mundial de la Alimentación

Esta convocatoria tiene lugar en el marco de la campaña global “Una sola familia humana, Alimentos para todos” lanzada en diciembre de 2013 bajo los auspicios del Papa Francisco con el objetivo de terminar con el hambre en 2025.

Contó con las intervenciones de Billian Nyuykigha, coordinadora de programas en Camerún, Siv Vandy granjera de un proyecto de Camboya, Kim Rattana, director ejecutivo de Caritas Camboya y Nay Vichheka, técnico de Caritas Camboya, que explicarán los proyectos que llevan a cabo en sus respectivas comunidades para garantizar el acceso a la alimentación de las personas más vulnerables.

El acto,   moderado por el director  de Caritas  Diocesana de Valencia Ignacio Grande,  incluyó la lectura del Manifiesto conjunto suscrito por las entidades promotoras y una actuación del Grupo de Baile «Tahen» de Camboya, algunos de cuyos integrantes son niños víctimas de las minas antipersona. Este grupo de baile nos acerca la música y danza tradicional camboyana y transmite con esta expresión artística su compromiso en favor de la alimentación para todos y del fin de los millones de minas anti-persona y bombas de racimo que quedan aún esparcidas por suelo camboyano y no permiten la explotación agraria y forestal de las tierras. Igualmente, contagia su entusiasta apuesta por la vida, la belleza y la dignidad de las personas, de manera particular de las personas con capacidades especiales.

Derecho de todos a una nutrición suficiente, sana y adecuada

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, Cáritas y Manos Unidas constatan que a fecha de hoy todavía una de cada nueve personas sufre desnutrición crónica, mientras que en el mundo se desperdicia el 30% de todos los alimentos producidos. Por eso, ante el escándalo que supone que 805 millones de personas sigan pasando hambre en el mundo, estas dos organizaciones reclaman el derecho de todos los seres humanos a una nutrición suficiente, sana y adecuada, como parte esencial de una vida digna.

Poner el derecho a la alimentación en el centro de las estrategias de Gobierno

Al mismo tiempo, Manos Unidas y Cáritas instan a los poderes públicos para que sitúen a nivel estatal y europeo el derecho a la alimentación en el centro de las estrategias de Gobierno, y lo protejan de los intereses del mercado. Urgen, además, a los responsables políticos a acometer el objetivo de acabar con el hambre –la manifestación más extrema de la pobreza-- en la nueva agenda de desarrollo “Post2015”; a respaldar un modelo agrícola sostenible, destinando al menos un 10% de la Ayuda Oficial al Desarrollo a la agricultura familiar; a dar prioridad a la producción de alimentos sobre el cultivo de agrocombustibles; y a articular un marco regulador que evite la inflación del precio de los alimentos y su desperdicio.

Por último, Manos Unidas y Cáritas apoyan la necesidad de un acuerdo internacional que frene el cambio climático, que propicie modelos más sostenibles de producción de energía y de alimentos, y que cuente con la financiación adecuada para que las comunidades más vulnerables se adapten a sus efectos negativos.

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te