Carta desde Camerún en tiempos de coronavirus

Un fragmento de la carta que escribe la Hna. Victoria Braquehais Conesa, Misionera mallorquina de la Congregación Pureza de María en Ngovayang, Camerún e invitada especial de la campaña nº 57 de Manos Unidas, dice así:
 

 

 

Giada Lepore, de Benevento, una chica de 15 años que se quedó ciega salió el otro día a cantar, desde su balcón, una canción que dice que “il mondo (…) non era in grado di vedere”, que el mundo no podía ver, que hay que cambiar el modo de pensar y de ver y que esto puede estar cambiando el mundo y quizás abra una ventana entre las estrellas. Que quizás con el amor no tendremos ya necesidad de tantas cosas que hasta ahora nos parecían indispensables y que aprenderemos a valorar otras que tenemos siempre cerca pero que nos pasaban desapercibidas. 

Si quieres leer más, pincha aquí.

 

 

 

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te