Una presa y semillas para aumentar un 70 % las cosechas para 882 personas

La tierra es fértil, pero los huertos familiares son cada vez más pequeños y apenas da para cubrir sus necesidades alimenticias. Hablamos de la localidad de Emdibir, a 185 Km al suroeste de la capital, Addis Abeba, en la región de "Southern Nations" (SNNPRS), zona de Guraghe. La mayoría de la población vive de agricultura primitiva y del pastoreo, con una economía de subsistencia.

Aunque la zona normalmente recibe lluvias regulares, la sequía, que en los últimos años ha afectado severamente a grandes partes del país, también ha castigado a la región de Emdibir, por lo cual las cosechas han fallado y la situación alimentaria ha empeorado,  aun más. Se alimentan en gran parte de ensete (falso banano), cuyo valor nutritivo es muy bajo.

Se estima que generalmente las familias pobres sólo llegan a cultivar el 40-50% de sus necesidades alimentarias, o lo necesario para alimentarse 3-6 meses al año.

 

Agua todo el año

La Diócesis Católica de Emdibir cubre un área de 9.000 Km2 con una población de tres millones de habitantes. Sus actividades principales se centran en las áreas de educación, salud, agua, agricultura y seguridad alimentaria. La zona del proyecto es el distrito de Cheha, una de 12 woredas (zonas administrativas) de Guraghe, con un total de 123.000 habitantes.

El Socio Local, la Oficina de Desarrollo de la Diócesis, ha solicitado la colaboración de Manos Unidas para realizar el presente proyecto con el fin de contribuir a mejorar la seguridad alimentaria para las familias del distrito de Cheha. Se trata de la construcción de una presa en el rio Kecher y de la ampliación de sus canales, además de la instalación de un sistema de riego para 50 hectáreas. Se planea cultivo de tomates, zanahorias, patatas, cebollas y repollo.

El proyecto lleva como base un estudio muy detallado y desarrollado por profesionales durante varios años. Los beneficiarios directos son de 882 personas (147 familias), todos agricultores de subsistencia pertenecientes a la Asociación de Campesinos Girrardibir y Manos Unidas cubrirá el 84% de los gastos del proyecto. Todas las familias tienen título de propiedad/usufructo de su terreno. Se estima que llegará a beneficiar indirectamente a otras 400 familias (2.400 personas).

El impacto esperado del proyecto será que las familias beneficiarias puedan aumentar las cosechas en un 70%, diversificar sus cultivos y comercializar una parte de sus productos en el mercado, generando ingresos; mejorando así tanto sus condiciones alimentarias como económicas. El suministro de semillas para las familias beneficiarias forma parte del presupuesto del proyecto, igual que la construcción de un almacén refrigerado para facilitar la conservación y comercialización.

La comunidad beneficiaria contribuirá con su mano de obra escavando los canales conectados con el rio. El Socio Local contribuirá con vehículos, despacho y parte de los gastos de personal necesarios para llevar a cabo el proyecto. El gobierno local apoya el proyecto y participará activamente en su ejecución. Los beneficiarios recibirán formación en técnicas agrícolas, y se establecerán varios comités responsables de la implementación de los diferentes aspectos del proyecto, incluyendo gestión técnica de las  estructuras de riego, acceso, distribución y uso del agua, todo bien definido, todo bien definido en organigramas reflejando la jerarquía y sus responsabilidades.  

 

T

Galeria d'imatges: 
Seguridad alimentaria y resiliencia a sequías. Semillas y agua. Manos Unidas Valencia.
Seguridad alimentaria y resiliencia a sequías. Semillas y agua. Manos Unidas Valencia.

Perquè Mans Unides pugui dur a terme projectes com aquest.

Dóna

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te