La seda que enlaza a las mujeres de Majuli

Apoyamos a las mujeres artesanas de la seda en India.

La seda que enlaza a las mujeres de Majuli

«Queremos una sociedad en la que las mujeres sean respetadas y tengan los mismos derechos en la toma de decisiones y el acceso a la propiedad». Esta es la misión del Women’s Development Centre (WDC), con el que Manos Unidas colabora en un proyecto gestionado por mujeres para la elaboración y venta de prendas de seda. 

Mujeres artesanas de la seda en India - Foto Centro de Desarrollo de Mujeres - Manos UnidasEs a los pies de los primeros Himalayas, en Majuli, una de las islas fluviales más importante del mundo, en el río Brahmaputra, donde se localiza nuestro proyecto. La zona sufre inundaciones periódicas por los desbordamientos del río, lo que ha erosionado el suelo y lo ha hecho yermo para el cultivo. Aquí, las mujeres de la tribu de los Mising, una comunidad patriarcal con creencias ancestrales, han tenido que buscar medios de vida alternativos ante la pérdida de empleo por la pandemia y ante una agricultura que cada año les genera menos ingresos. 

La sericultura y artesanía de la seda, actividades traídas hace 3.000 años al estado de Assam por los migrantes Bodos desde China, se han convertido en una de estas alternativas económicas. Estos complejos saberes y prácticas han pasado de madres a hijas durante siglos y han servido no solo para vestirse, sino para mantener la economía de muchos hogares y convertir a este estado en el primer productor de seda de India.

Mujeres artesanas de la seda en India - Foto Centro de Desarrollo de Mujeres - Manos Unidas

Generación tras generación, las familias aprenden a beneficiarse de la metamorfosis de la mariposa, de cuyos huevos nacen los gusanos que, después de unos 35 días, se convierten en crisálidas dentro de los capullos que tejen con filamento de seda para, finalmente, salir de ellos transformados en mariposas y comenzar el ciclo de nuevo.

Actualizar y profesionalizar una labor ancestral 

Mujeres artesanas de la seda en India - Foto Centro de Desarrollo de Mujeres - Manos UnidasEn cooperación con nuestro socio, el Centro de Desarrollo de Mujeres (WDC, en sus siglas en inglés), y la cooperativa social Golden Fingers Farmer Producers Company, se han generado grupos de autoayuda en los que las mujeres comparten su entusiasmo y conocimientos para crear 161 nuevos puestos de trabajo, mayoritariamente femeninos, con los que generar nuevos ingresos para las familias.  

Gracias al establecimiento de un clúster en torno al trabajo de la seda, se ha logrado unificar y organizar de forma profesional unas actividades que hasta ahora estaban desarrolladas de forma demasiado precaria e individual. Ahora, el proceso productivo y comercial cuenta con una estrategia bien estructurada y rentable. Se producirán las sedas Eri, la conocida como la seda de la no-violencia –usada por Gandhi y que se utiliza en prendas de abrigo por su calidez y propiedades aislantes– y Muga, la seda dorada del lujo y del brillo.  

Para llegar hasta la comercialización del producto final, las mujeres han de aprender a cultivar el alimento de los gusanos, a criar y cuidar de ellos, y a fabricar los hilos para, posteriormente, tejerlos y confeccionar las prendas. 

Mujeres artesanas de la seda en India - Foto Centro de Desarrollo de Mujeres - Manos UnidasCon al apoyo de Manos Unidas, 500 mujeres participarán en un proyecto en el que no solo aprenderán todo este proceso en torno a la seda, sino que podrán liberarse del trabajo forzoso y en condiciones deplorables, dejarán de ser explotadas por ser pobres y provenir de áreas rurales, y comenzarán a tener voz y capacidad de decisión en sus lugares de trabajo. Nuevas actividades económicas y nuevas oportunidades para generar ingresos y mejorar así su calidad de vida y la de todo su entorno familiar.    

Texto de Rocío Bonet. Departamento de Proyectos de África.
Este artículo fue publicado en el nº 216 de la Revista de Manos Unidas.

També et pot interessar

Subscriu-te a la newsletter

Informar-se és el primer pas per actuar.

Subscriu-te